Biografía de Milton H. Erickson, M.D.

Dr.E..jpg (2675 bytes)Milton H. Erickson ha sido reconocido como la principal autoridad mundial en hipnoterapia y psicoterapia estratégica breve. Fue una de las personalidades psicoterapéuticas más creadoras, sagaces e ingeniosas de todos los tiempos.
Se lo llamó "el más grande comunicador mundial" y "el máximo psicoterapeuta del siglo".
Su contribución a la práctica de la psicoterapia es parangonable con la contribución de Freud a la teoría de la psicoterapia.

Licenciado en Psicología y Doctorado en Medicina en la Universidad de Wisconsin. Fue Presidente de la Sociedad Norteamericana de Hipnosis Clínica, Director Fundador de su Fundación de Educación e Investigaciones, Director Fundador del American Journal of Clinical Hypnosis, Profesor Asociado de Psiquiatría en la Universidad Estadual de Wayne (Facultad de Medicina), Miembro Vitalicio de la Asociación Psicológica Norteamericana y de la Asociación Psiquiátrica Norteamericana.

Es autor de más de 140 artículos científicos, en su mayoría sobre el tema de la hipnosis, y coautor de diversos libros, entre ellos:

Hay también muchos libros de distintos autores, que tratan sobre él  y sus aportes a la Psicoterapia y a la Hipnosis.

Con relación al enfoque profesional de Erickson, importa destacar que si bien creó muchos métodos permisivos y novedosos de hipnosis terapéutica, se mostró muy renuente a formular una teoría.
Más que cualquier otra persona, Milton H. Erickson ha sido responsable de crear una nueva visión de la hipnosis.
No postulaba ninguna teoría explícita de la personalidad, porque estaba convencido de que ello limitaría la psicoterapia y haría que los psicoterapeutas actuaran con mayor rigidez.

“Each person is a unique individual. Hence, psychotherapy should be formulated to meet the uniqueness of the individual’s needs, rather than tailoring the person to fit the Procrustean bed of a hypothetical theory of human behavior.” – Milton H. Erickson “Cada persona es un individuo único. Por lo tanto, la psicoterapia debería ser formulada para encontrar la peculiaridad de las necesidades del individuo, en vez de amoldar a la persona para
que encaje en el lecho de Procusto de una teoría hipotética de
la conducta humana.” – Milton H. Erickson


Promovía la flexibilidad, la singularidad y la individualidad, como lo puso en claro en sus escritos y en su manera de vivir.
La genialidad del trabajo de Erickson se encuentra en la utilización de los recursos interiores, considerándolos únicos de cada persona, para encarar creativamente los problemas de la vida de todos los días.
Los lectores a menudo experimentan que sus propios potenciales son estimulados al leer las historias, los cuentos, las anécdotas y los casos de Erickson.

Psicoterapia Ericksoniana es el nombre dado a un conjunto de técnicas, la mayoría de las cuales han sido tomadas de conferencias, seminarios, talleres, y escritos del Dr. Milton H. Erickson, tal vez el principal hipnoterapeuta de los EEUU, que ha dejado su influencia en miles de terapeutas y su impronta en la psicoterapia estadounidense misma. 
Con el tiempo esto se ha extendido alrededor del mundo.

Más importante aún que la técnica en sí, es la filosofía que está detrás de los métodos y del abordaje táctico interpersonal del paciente, tendiente a liberar sus propias potencialidades, ya sea en estado hipnótico o despierto.
Su intervención variaba con cada paciente. Erickson subrayaba la originalidad de cada individuo, quien, motivado por necesidades personales y defensas idiosincráticas, requería maneras originales de abordaje en vez de estilos ortodoxos, poco imaginativos y doctrinarios.

Él se consideraba a sí mismo, sus palabras, entonación de la voz, maneras de hablar, y movimientos corporales, vehículos para influenciar, que podrían promover cambios. Interesado en la acción, más que en la teoría, sus técnicas no eran elegidas de antemano, eran hechas a medida de las exigencias de la situación del momento.

Si bien Erickson rehusaba identificarse con las escuelas de terapia reconocidas, él a menudo utilizaba metodología cognitiva, conductista, analítica y otras, dentro del marco de sus maneras personales de intervención. Utilizaba la hipnosis cuando la consideraba útil para acelerar la terapia.
Sus objetivos inmediatos eran aliviar los síntomas y resolver los problemas, si bien cambios en la personalidad y en los valores eran metas que consideraba que tarde o temprano serían alcanzadas.

Soportó dos ataques de polio y estuvo en silla de ruedas los últimos 16 años de su vida. Aprendió a usar los métodos de curación de la autohipnosis para lidiar con sus propios problemas de salud y descubrir maneras de experimentar la vida en niveles más profundos.

Se radicó en Phoenix, estado de Arizona, en 1948. Tuvo una intensa práctica privada y viajaba a otros lugares del país para enseñar hipnoterapia. Cuando ya no pudo trasladarse, acudieron ahí estudiosos de todo el mundo para escucharlo y aprender de él.

Decía que la polio había sido su mejor maestro para aprender sobre la conducta y las potencialidades del ser humano.
Erickson fue un genio de la práctica de la psicoterapia, pero esas dotes eran eclipsadas por las que tenía para el arte de vivir.
A pesar de sus muchos padecimientos físicos y de que debía esforzarse para re-ejercitarse en tantas cosas, Erickson era, permanentemente, uno de los seres humanos más contentos de estar vivos que es dable encontrar.
Casi todos los que los conocieron quedaron impresionados por sus cualidades personales.

Algunos de los aportes del Dr. Erickson:

Datos tomados de:

-"Un seminario didáctico con Milton H. Erickson", Jeffrey K. Zeig.
   Amorrurtu Editores.1985
-"The Wisdom of Milton H. Erickson", Ronald A. Havens.
   Irvington Publishers Inc.1985.
-"Experiencing Erickson. An introduction to the man and his work". Jeffrey K.Zeig.
  Brunner-Mazel, Publishers. New York.1985.

 

Volver Arriba

Volver a